Chespirito: No Contábamos con su Astucia

Roberto Gómez Bolaños, Nació en la Ciudad de México el 21 de febrero de 1929, fue un escritor, actor, comediante, dramaturgo, guionista, compositor, niño pobre, superhéroe, médicopatriota cooperante, director y productor de televisión. Hijo de Elsa Bolaños Cacho y Francisco Gómez Linares.

Chespirito cuando escribía en el Mango Daltónico
Chespirito cuando escribía en el Mango Daltónico

De niño practicó deportes como el boxeo y el fútbol, en éste fue un destacado jugador. En su adolescencia fue líder de una pandilla de barrio llamada Los Tupamaros Aracuanes, donde conoció a la que sería su esposa, Graciela Fernández.

A principios de los años 50, comenzó a trabajar en una agencia de publicidad como escritor de comerciales, tanto fue el éxito que le propusieron escribir libretos para la radio, allí empezó a trabajar con Viruta y Capulina como su guionista en el programa “Cómicos y Canciones”, el éxito en radio fue total, tanto así que decidieron llevar el programa a la televisión, donde descubriría otra de sus facetas, la actuación.

En 1958, trabaja en la película “Los Legionarios” del director Agustin P. Delgado, y es él quien le coloca el seudónimo de “Shakespearito”, luego, Gómez Bolaños lo castellanizó a “Chespirito”, el nombre que lo llevaría a la fama internacional.

Chespirito siguió trabajando con Viruta y Capulina hasta 1968, dos años más tarde ingresaría a la Televisión Independiente de México (TIM) con un programa llamado “El Ciuadano Gómez” el cual fracasó, esto no impidió que Chespirito siguiera trabajando en la televisión, ya que le encargaron escribir dos sketches para el programa “Sábados de la Fortuna”, uno de estos sketches se llamó “La Mesa Cuadrada” que más tarde seria un programa unitario llamado “Los Super Genios de la Mesa Cuadrada” con Ramón Valdés, María Antonieta de las Nieves y Rubén Aguirre.

En 1970 creó el primero de los personajes que lo llevaría a la fama, “El Chapulín Colorado”, no, no tiene nada que ver con el gobierno; este personaje sustituiría la imagen tradicional de los superhéroes estadounidenses, mostrando así un hombre torpe y con miedos, el mismo Chespirito diría “El valor no consiste en carecer de miedo sino de superarlo” así como dice el viejo y conocido refrán “A palabras necias no entran moscas”… no, no… “En boca cerrada, oídos sordos”

Chespirito calándose viendo una cadena de Maduro
Chespirito calándose viendo una cadena de Maduro. Cortesía: voces.huffingtonpost.com

no, tampoco, “Las moscas son muy necias y cuando tienen la boca cerrada se quedan sordas”… Bueno, la idea es esa, ustedes sospecharon desde un principio lo que quería decir, lo cierto es que él tenía todo fríamente calculado, así como nos tienen fríamente calculados los dólares, pero eso es harina de otro costal.

En 1971 crea el más famoso de sus personajes, “El Chavo del 8”, un niño pobre y huérfano que vive en una vecindad, donde comparte con sus amigos y hace travesuras y va a la escuela como cualquier otro niño. Fue la ternura de este personaje la que lo hizo famoso por toda América Latina y el mundo, haciendo que el programa fuese doblado en más de 50 idiomas y que llegara a realizar giras internacionales.

Existe un misterio al rededor de Chespirito que tiene que ver con el dígrafo CH, ya que la mayoría de sus personajes,

Chespirito aprueba esta publicación. Cortesía: www.diariocambio.com.mx
Chespirito aprueba esta publicación.
Cortesía: http://www.diariocambio.com.mx

objetos y palabras llevan estas letras al inicio de sus nombres, por ejemplo: Chespirito, Chavo, Chapulín, Chapatin, Chómpiras, Chambón, Chaparrón, Chávez, Chimoltrufia, Chilindrina, Chicharra, Chipote Chillón, Chiquitolina, ¡Chanfle!, algunos dicen que al principio todo fue pura coincidencia, otros afirman que era un homenaje a Charles Chaplin, la persona que más admiro Chespirito.

Chespirito murió el 28 de Noviembre de 2014, a la edad de 85 años en Cancún, México, su deceso se debió a complicaciones respiratorias.

Chespirito fue uno de los más grandes humoristas de las historia de América Latina y el mundo, siempre sera recordado por su elocuencia y por ser parte de nuestras infancias.